Miedo a volar

-El Miedo a Volar-

 

Cuando ves que la vida pasa,

ves que también puedes estar de guasa.

Cuando ves que la vida duele,

ves que todo, no es de guasa.

El amor, ciego, da miedo.

Da miedo, amar sin sosiego.

Y el sosiego que trae amar,

es parte del miedo.

El miedo no es bueno,

porque frena el sosiego.

Porque tapa la inocencia,

y porque la atención se lleva.

El miedo, en el amor,

da desconfianza,

da inseguridad,

da pena, muy a nuestro pesar.

No hay nada peor,

que no volar por miedo.

No sentir esos paisajes nuevos.

No ver esas gentes nuevas.

Decir, tengo miedo a volar,

es como decir, tengo miedo a disfrutar.

Decir, tengo miedo a sufrir,

es como decir, nunca haré nada más.

Published in: on febrero 6, 2008 at 11:31 pm  Comments (2)  

13 Consejos

13 de consejos de Gabriel García Márquez.

1. Te quiero no por quien eres,
sino por quien soy cuando estoy contigo.

2. Ninguna persona merece tus lágrimas,
y quien se las merezca no te hará llorar.

3. Sólo porque alguien no te ame como tú quieres,
no significa que no te ame con todo su ser.

4. Un verdadero amigo es quien te toma de la mano
y te toca el corazón.

5. La peor forma de extrañar a alguien 
es estar sentado a su lado
y saber que nunca lo podrás tener.

6. Nunca dejes de sonreir, 
ni siquiera cuando estés triste

porque nunca sabes 
quien se puede enamorar de tu sonrisa.

7. Puedes ser solamente una persona para el mundo,
pero para alguna persona 
tú eres el mundo.

8. No pases el tiempo con alguien
que no esté dispuesto a pasarlo contigo.

9. Quizá Dios quiera
que conozcas mucha gente equivocada
antes de que conozcas a la persona adecuada,
para que cuando al fin la conozcas,
sepas estar agradecido.

10. No llores porque ya se terminó,
sonríe porque sucedió.

11. Siempre habrá gente que te lastime,
así que lo que tienes que hacer es seguir confiando 
sólo ser más cuidadoso en quien confías dos veces.

12. Conviertete en una mejor persona
y asegúrate de saber quien eres 
antes de conocer a alguien más
y esperar que esa persona sepa quien eres.

13. No te esfuerces tanto, 
las mejores cosas suceden cuando menos te las esperas.
Published in: on octubre 19, 2007 at 7:54 pm  Comments (2)  

Una de cine

Todo no va a ser tostones literarios, así que he decidido escribir las frases de cine que más me han gustado, llamado la atención, conmovido o una mezcla de todo.

“Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias”. Sean Penn (Mystic River)

“La muerte es segura, la vida no”. Denzel Washington (Training Day)

“Hay momentos en la vida en el que un hombre razonable debe admitir que ha cometido un error terrible… lo cierto es que yo nunca fui un hombre razonable”. (Big Fish) Ewan McGregor

“Únicamente cuando se pierde todo somos libres para actuar”. (El Club de la Lucha) Edward Norton

“Tienes que considerar la posibilidad de que a Dios no le caes bien”. (El Club de la Lucha) Brad Pitt

“Nunca llueve eternamente”. (El Cuervo) Brandon Lee

“Sigo creyendo que la gente tiene buen corazón”. (El diario de Ana Frank) Millie Perkins

“La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento”. ((Hitch: especialista en ligues) Will Smith

Perdona que no te recuerde, no es nada personal. Memento

Pactar Con el Diablo:
“A Dios le gusta observar, es un bromista: dota al hombre de instintos, nos da esta extraordinaria virtud, y ¿qué hace luego? Los utiliza para pasárselo en grande, para reírse de nosotros, para ver como quebrantamos las reglas. Él dispone las reglas y el tablero y es un auténtico tramposo: “mira, pero no toques”; “toca, pero no pruebes”; “prueba, pero no saborees”. Y mientras nos lleva como marionetas de un lado a otro, ¿qué hace él? Se descojona, ¡se parte el culo de risa!”

“Siempre digo la verdad, incluso cuando miento digo la verdad”.Al Pacino (El precio del poder)

Un poco de Eternal Sunshine, please!
El título original, Eternal Sunshine of the Spotless Mind (brillo eterno de la mente inmaculada), está inspirado en un verso del extenso poema Eloisa to Abelard del poeta inglés Alexander Pope. Ésta es la estrofa en la que aparece el verso en cuestión:

How happy is the blameless vestal’s lot!
The world forgetting, by the world forgot.
Eternal sunshine of the spotless mind!
Each pray’r accepted, and each wish resign’d.

Que traducido significa lo siguiente:

¡Qué feliz es la suerte de la vestal sin tacha!
Olvidarse del mundo, por el mundo olvidada.
¡Resplandor sempiterno de la mente impecable!
Cada rezo aceptado, cada antojo vencido.

Published in: on octubre 4, 2007 at 8:50 pm  Dejar un comentario  

Las cartas del amor

Os dejo para que leais un cuento de Eduardo Galeano que os pondrá la piel de gallina…espero que lo disfruteis.

 

 

Ellos se conocieron por casualidad, que es como se suelen encontrar los grandes amores, casi siempre por casualidad, por una llamada equivocada, por un encuentro fortuito. A ellos lo que les paso fue que él había quedado en aquel café con una persona que no vino, y claro, la vio a ella sentada en la mesa del café, radiante, así que, harto de esperar no se cortó un pelo y dijo: -Bueno, ya que he venido hasta aquí, no puedo desaprovechar esta ocasión. Se acercó a la mesa y dijo: -¿Me permite?-Por supuesto Esto sólo suele pasar en las historias que te cuentan otros, nunca en la vida real, por lo general cuando dices: -¿Me permites?, dicen -¿De qué? A lo mejor ella estaba esperando a alguien que tampoco vino, quién sabe, yo qué sé, habrá que inventar otra historia en la que ella le dice ¿De qué?, en este caso ella lo invito a él para que se sentase, y él se sentó. Y claro, no había de que hablar, y: -¿y qué lees? Lo malo fue que él no había leído nada del escritor que ella estaba leyendo, y ya mal, empezamos mal, muy mal, por ahí no. -Pues bonito día Pero enseguida empezaron a profundizar, por que ella dijo: -Sí la verdad es que hace un bonito día Y aunque no lo hiciera. Pero poco a poco él fue venciendo esa timidez que le caracteriza y fueron profundizando. Al principio él para llamar su atención contó alguna mentira, que si era escritor, luego reconoció que nunca le habían publicado nada, pero eso vino más tarde, cuando ya se conocían más, cuando pasaron del café a la habana con coca cola. Por entonces ya estaban descubriendo que tenían más afinidades de las que pensaban al principio, y compartían gustos cinematográficos, y por eso fue que él le dijo: -Oye, y si vamos a ver esta, ¿has visto La vida es bella? Y ella:-No-Oye, quedamos el fin de semana-Vale Y aquel fin de semana pues, yo no sé muy bien si para sorprenderla o no, pero el caso es que él rompía a llorar en cada escena en la que salía el chaval pequeño, esto a ella le enterneció, yo quiero pensar que era de verdad. Resulta que coincidían en más gustos, y también en los musicales, y le dijo: -Oye, este fin de semana toca Ismael Serrano-Ismael ¿qué?-Pero a ti, ¿te gustan los cantautores?-Los de verdad me gustan Pero él le convenció a ella y fueron. Cuando el empezó a cantar aquella de “Vértigo”, pues se atrevió a cogerle la mano. Y poco a poco se fueron inevitablemente enamorando, pero no por esto de Ismael Serrano, ni por el Vértigo, quizá más por aquello de llorar con La vida es bella. Una mañana él se levanta y al abrir los ojos se da cuenta de que está perdidamente enamorado de ella, y quedaron entonces en aquel café en el que se conocieron por casualidad. Los momentos importantes suelen coincidir casi siempre en los mismos sitios, no estoy muy seguro de lo que acabo de decir, pero es una buena frase. Pero fue en aquel café en donde ella le dijo: -Sabes, creo que me tengo que ir durante un tiempo -Yo te iba a decir casi lo contrario, que te quedaras conmigo para toda la vida, y ella dijo:-No te preocupes porque yo estaré esperando el día que vuelva para retomar contigo este camino que emprendimos, además, cada quince días puntualmente te mandaré una carta en la que te contaré todo lo que he hecho, todo lo que siento, todo lo mucho que te echo de menos, y todo lo poco que nos falta para vernos. Él dijo que bueno, que vale: -Pero que si no te vas casi mejor, ¿no?. Pero se fue. Fue entonces cuando descubrió que aquello no tenía remedio y que estaba perdidamente enamorado, que no había ningún elixir que hiciera que la olvidase, que no era cierto aquello de que un clavo saca otro clavo, que a veces es cierto que los amores a primera vista existen, bueno, ¿es que acaso hay otros?. A los quince días puntualmente llegó la carta de ella, toda llena de besos y de caricias, de te echo de menos, él lloró, y esta vez era de verdad. Y guardaba las cartas con mucho cariño encima de la mesilla. Pasaron quince días, y otros quince, y otros quince, y otros quince, y las cartas se iban acumulando. Y su vida consistía en esperar a que llegara el decimoquinto día, abrir el buzón y encontrar la carta de amor en la que ella prometía volver, esperar esa carta en la que ella le diría que volvía pronto. Y pasaron años, muchos años, y ya las cartas casi no cabían en la casa, se compró una gran caja fuerte para guardar todas las cartas, porque eran su gran tesoro, porque vivía para leer las cartas que ella le había escrito, porque ella era lo que más quería, y así pasaron creo que diez años, quince, no me acuerdo. Y un día ella, sin saber como ni porqué, dejó de escribir, y al quince día él se encontró el buzón vacío, y el alma partida en dos. Ahora solo podía vivir del recuerdo, leyendo las cartas que ella le había escrito con tanto cariño, aquellas cartas eran su mayor tesoro.Un día él salió de casa, porque tenía que salir, y unos ladrones entraron en su casa. Al ver allí la gran caja fuerte no se lo pensaron dos veces, porque pensaron que debía esconder algún gran tesoro, grandes riquezas, y realmente no era. Y se llevaron la gran caja fuerte. Imagínate la desolación de nuestro protagonista cuando llega a su casa y se da cuenta que le han robado lo que más quería, lo que le hacía sentirse vivo algunas tardes de domingo cuando no sonaba el jodido teléfono, cuando releía aquellas cartas y aquellas promesas quién sabe si falsas. Suele pasar que los ladrones son buenas personas, y este era el caso. Pero imagínate la cara de los ladrones cuando abren la caja fuerte y se encuentran montones de cartas de amor, declaraciones imposibles. El jefe de los ladrones se enfadó un poquito, pues la caja pesaba, y llevarla a la guarida no era moco de pavo. Nuestro hombre vagaba casi moribundo por las calles de su ciudad, con la esperanza de encontrar alguna carta, o a alguien que le hablara de una gran caja fuerte llena de cartas, perdido sin saber ya qué hacer. El jefe ladrón lo que dijo es que aquellas cartas lo que había que hacer era tirarlas al río o quemarlas, lo que fuera, pero que desaparecieran de inmediato. Pero el más joven de los ladrones era más bueno, y se le ocurrió una gran idea. Un día, nuestro hombre llegó a casa después de estar buscando toda una tarde, y al abrir el buzón ¿Adivina lo que se encontró?… Una carta. Los ladrones habían decidido mandarle las cartas tal y como ella se las había mandado, puntualmente cada quince días, por riguroso orden.Ahora él resucitaba con la esperanza de revivir aquellos momentos, aquellos momentos en los que quizá un día leería la carta en la que ella diría: -Pronto estaré allí”


Published in: on octubre 3, 2007 at 5:27 pm  Comments (2)  

Incompleto

INCOMPLETO

 

Soy un ser incompleto,
inacabado en sus cinco sentidos,
un alma rota por sus cuatro costados,
un beso perdido en el mar de tu memoria,
una sensación de vacío en los rincones de tu abrazo.

 

Soy el que pelea por su destino,
el que escribe por no gritar,
el que regala una costilla a cada una de sus musas,
insomne, eterno, sin vida,
un hombre al fin y al cabo,
un mero retrato de su poesía.

 

 

 

Duerme

A quién corresponda

 

Olvídate del mundo,
yo te cuido,
aliméntame de silencio,
pronto la luna
iluminará tus sueños
con su habitual luz.

 

Mañana no caerás en la cuenta
de que pasé la noche contigo,
entre tus sábanas, tus miedos,
mirándote a esos ojos
que me suplican, cada vez que me miran,
un poema para aliviar de insomnio a tus días.

 

Antonio Huerta.

 

 

Published in: on octubre 3, 2007 at 12:24 pm  Dejar un comentario  

Sueño para el invierno

SUEÑO PARA EL INVIERNO

a ella…

En el invierno viajaremos en un vagón de tren
con asientos azules.
Seremos felices. Habrá un nido de besos
oculto en los rincones.
Cerrarán sus ojos para no ver los gestos
en las últimas sombras,
esos monstruos huidizos, multitudes oscuras
de demonios y lobos.
Y luego en tu mejilla sentirás un rasguño…
un beso muy pequeño como una araña suave
correrá por tu cuello…
Y me dirás: «¡búscala!», reclinando tu cara
-y tardaremos mucho en hallar esa araña,
por demás indiscreta.

A.Rimbaud

Published in: on octubre 2, 2007 at 10:04 pm  Dejar un comentario  

Un recital

Hace años, cuando aún era más chica, tuve que recitar el siguiente poema de Garcilaso de la Vega. La profesora, para animarme a que le pusiera sentimiento, me decía que imaginara que me encontraba ante la persona de la que estuviera enamorada y dejara abiertas las puertas del corazón, así brotarían sin ninguna dificultad los versos y podría comprender el verdadero sentido de la poesía. Me costó mucho comprender aquella relación y estaba claro que para poder recitar poesía hay que estar enamorada. Si hoy tuviera que volver a recitarlo, no habría dudas, la profesora me pondría un diez puesto que no me sería dificil imaginar que se lo recito a la persona adecuada. Te lo dedico a ti, mi meloncito aunque seguro que como siempre habrá versos que no entiendas. Te quiero.

SONETO XXIII

 

En tanto que de rosa y d’azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
con clara luz la tempestad serena;

 

y en tanto que’l cabello, que’n la vena
del oro s’escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena:

 

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto antes que’l tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

 

Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre

Published in: on octubre 1, 2007 at 8:31 pm  Comments (3)  

Me gusta cuando callas

Uno de mis poemas preferidos es de Pablo Neruda, un poeta que supo como nadie tratar el amor con la mayor sencillez, dulzura y delicadeza.

Te lo dedico a ti, mi niño melón, porque te quiero. Gracias por ser como eres Jose y espero que te guste.

 

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

 

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

 

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

 

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

 

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

 

Published in: on septiembre 30, 2007 at 8:31 pm  Comments (4)  

Advertencia

Las advertencias, como los consejos, conviene ponerlos en cuarentena antes de llevarlos a la práctica. El siguiente poema de Felipe Benitez Reyes es un buen acompañamiento a la película Eternal Sunshine (“Olvídate de mí”). Un verso de Gloria Fuertes es el resumen de que hay cosas a las que nuestra mente escapa: “A veces quise no soñar contigo, y cuanto más quería, más soñaba…”

 

ADVERTENCIA

Si alguna vez sufres -y lo harás-
por alguien que te amó y que te abandona,
no le guardes rencor ni le perdones:
deforma su memoria el rencoroso
y en amor el perdón es sólo una palabra
que no se aviene nunca a un sentimiento.
Soporta tu dolor en soledad,
porque el merecimiento aun de la adversidad mayor
está justificado si fuiste
desleal a tu conciencia, no apostando
sólo por el amor que te entregaba
su esplendor inocente, sus intocados mundos.

Así que cuando sufras -y lo harás-
por alguien que te amó, procura siempre
acusarte a ti mismo de su olvido
porque fuiste cobarde o quizá fuiste ingrato.
Y aprende que la vida tiene un precio
que no puedes pagar continuamente.
Y aprende dignidad en tu derrota,
agradeciendo a quien te quiso
el regalo fugaz de su hermosura.

 

De «Los vanos mundos»

Published in: on septiembre 30, 2007 at 8:20 pm  Dejar un comentario  

Mi huevo izquierdo

No!!! No os penseis que me he transexuado ni nada parecido…es el título de un poema de Antonio Portela. Poema algo diferente:

MI HUEVO IZQUIERDO

Para Maribel Tena

Mi huevo izquierdo cuelga más que el otro.
Juntos testifican que soy un hombre
acabado e imperfecto, solitario
a pares. Celebro mis manos llenas
de corazón centrado y suspendido,
agradable peso de cuero y leche.

Canto porque son dos ahora mis huevo

 

 

PD: Dedicado especialmente a Carmen y Sandra

Published in: on septiembre 30, 2007 at 6:59 pm  Comments (2)